¡Aprende lo que no sabías sobre paracaidismo!

Si eres un adicto a la aventura y disfrutas la emoción de desafiarte, el paracaidismo es el deporte para ti. Implica hacer un salto literal de fe, desde un avión, a gran altura. Después de cierto tiempo, el paracaídas se abre mientras desciendes para aterrizar.

Lo que una vez se empleó como técnica para los aviadores en el ejército, hoy es un deporte de aventura muy popular. Siempre hay precauciones de seguridad para garantizar que nadie se enfrente a ninguna dificultad. El deporte es serio, confiable y el equipo de paracaidismo es moderno y seguro, todo para garantizar una experiencia increíble y sin problemas. Saber un poco más es una forma de desmitificar e incluso animar a las personas a practicarlo. Nuestro deporte es tan único, tan fascinante e histórico que hay un montón de datos interesantes, hoy te invitamos a que te despegues y los conozcas. ¡Échale un vistazo!

Así que pensarás que el paracaidismo se siente como caer. Después de todo, eso es lo que estás haciendo, ¿verdad? 

¡Incorrecto! Bueno, sí, técnicamente estás cayendo, pero no, no se siente así. A los pocos segundos de la salida, alcanzarás lo que se llama ‘velocidad terminal’. Aquí es donde has alcanzado tu velocidad más rápida. En contra de la creencia popular, la incómoda sensación de vacío que sientes en tu estómago al bajar de una montaña rusa NO es en absoluto parte de la experiencia. Si tuviéramos que describirlo de alguna manera, es como sacar la cabeza por la ventana mientras se acelera por la carretera. No está mal, ¿verdad? Podrás mirar a tu alrededor, mover tus manos y saludar a tu camarógrafo si has optado por tener ese servicio. Podrás despegarte, respirar, gritar, sonreír, saludar… ¡lo último que sentirás es que estás cayendo!

paracaidismomiedo1

En las películas de Hollywood, los paracaídas no abren… ¿Y entonces?

El equipo de paracaidismo en tándem está equipado con un Dispositivo de Activación Automática “AAD”. ¡Todos los paracaidistas deportivos también lo tienen! Este dispositivo fue diseñado por un paracaidista alemán llamado Helmut Cloth a principios de la década de 1990, cuando perdió a un amigo que no pudo desplegar manualmente su paracaídas a tiempo. El invento de Helmut, el AAD, ha salvado cientos de vidas de paracaidistas. Lo que hace es reaccionar si detecta que a determinada altura, se lleva cierta velocidad, abre automáticamente el paracaídas.

Aproximadamente 3.1 millones de saltos en paracaidismo se hacen anualmente. De esto, el número promedio de muertes es de alrededor de 55, lo que representa menos del 1% de los saltos que se hacen. Si sigues las recomendaciones de tu instructor… Lo peor que puede pasar es que, como nosotros, te enamores de ésto.

Hablemos de récords!

El primer salto en paracaídas registrado fue hecho por el inventor del paracaídas, Andre-Jacques Garnerin. El 22 de octubre de 1797 en París, puso a prueba su artilugio saltando desde un globo de hidrógeno a una altitud de 3.200 pies. A su vez su esposa, Jeanne Genevieve , se convirtió en la primera mujer en volar un paracaídas.

Felix Baumgartner registró el salto más alto el 14 de octubre de 2012. Saltó desde 39 km de altura y rompió la barrera del sonido.

El pasajero más joven fue Toni Stadler, tenía 4 años cuando saltó en Sudáfrica a 4 km de altura, el 27 de octubre de 2000. Sus padres utilizan la hipnosis para ayudar a los atletas a recuperarse de una lesión y mejorar su rendimiento, y como prueba final, utilizan el paracaidismo para demostrar a sus pacientes de lo que son capaces.

El británico Bryson Verdun es la persona más anciana en haber hecho paracaidismo, en Agosto de 2017. Tiene 101 años y es un sobreviviente de la Segunda Guerra Mundial. Saltó a 4.500 metros de altura.

El récord mundial de mujeres volando en formación, cayendo de cabeza, se registró en Arizona, Estados Unidos, en noviembre de 2016. Contó con 65 mujeres, desafiando temperaturas de -25°C a 6.000 metros sobre el desierto, donde la colombiana Ana Aponte fue la única latinoamericana presente. En Despégate podrás volar con ella!

La mayor cantidad de personas volando en formación (todos con algún tipo de contacto con otro paracaidista) se hizo el 8 de febrero de 2006 y contó con 400 personas, en Tailandia. Se utilizaron cinco aviones C-130 Hércules y se mantuvo durante 4,25 segundos. Saltaron a 8 km de altura. Imagina el reto de hacer aterrizar de forma segura 400 paracaídas a la vez, es una perspectiva realmente sorprendente!

En 2009, Jump for the Cause organizó un récord mundial de mujeres volando en formación , logrando tener a 181 mujeres de todo el mundo en los cielos de Perris, California. Esto se hizo para recaudar dinero en la lucha contra el cáncer de mama, recaudando más de 900 mil dólares para la causa.

Hablar durante la caída libre… Es posible?

No! Durante la caída libre, el viento que pasa por las orejas supera los 200 km/h. Esto te hace sordo a todos los sonidos, así que no puedes escuchar a un compañero paracaidista. Al gritarse en los oídos, es posible que escuchen un poco, pero ciertamente no pueden tener una conversación adecuada.

Tatuajes y paracaidismo… Estamos locos, pero… ¿Tanto?

Joe Jonas tiene el récord de hacerse el primer tatuaje mientras cae libremente a una altura de 4.000 m en Suecia. Se hizo un tatuaje de ‘WFFT’ mientras hacía paracaidismo. ‘WFFT’ significa “primer tatuaje en caída libre del mundo”.

No todos los paracaidistas caen a la misma velocidad

Algunas personas caen más rápido; algunos, más lento. Cuando saltamos, también podemos cambiar la posición de nuestro cuerpo para aumentar o disminuir nuestra velocidad aerodinámicamente. Los paracaidistas experimentados a veces vuelan con pesas para ajustar su velocidad de caída libre, para que puedan mantenerse al nivel con otros saltadores en el cielo.

Ven a saltar… Es un deporte realmente divertido, o qué otra cosa harías 640 veces por día?

Jay Stokes, veterano de las Fuerzas Especiales, completó 640 saltos en 24 horas. La tenacidad de Stokes solo se compara con su corazón de oro: ese esfuerzo sobrehumano generó una buena parte de la financiación para las Olimpiadas Especiales y para la Fundación de Guerreros de Operaciones Especiales, que otorga becas universitarias a los hijos de los soldados de operaciones especiales muertos en cumplimiento del deber. Para lograrlo, Jay realizó cada salto a muy baja altitud (700 metros), aterrizando solo con el tiempo suficiente para soltar un paracaídas y coger otro, mientras corre hacia un avión en espera para despegar nuevamente.

Tú también puedes hacer paracaidismo!

Esta podría ser la mayor sorpresa de todas: que tú, sí, ¡tú! puedes ser un paracaidista de corazón y alma. En Despégate nos especializamos en llevarte al cielo y hacer de tu experiencia la más increíble y memorable de tu vida. ¡Es un hecho! Haz tu reserva hoy mismo y te lo demostraremos.

Si disfrutaste de estas curiosidades acerca del paracaidismo, deberías saber que hay mucho más que esto. Cuando nos llames para dar reservar tu salto, indudablemente se te presentarán muchas más historias para hacerle cosquillas a tu panza, y por supuesto, vivir tu propia experiencia. ¡Esperamos que decidas despegarte, conocerte y compartirlo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.